Video thumbnailNo tuvo que parar, así que le dio por jugar. Lo de Oblak fue hasta cierto punto irresponsable, y ya resulta extraño utilizar el apellido y el adjetivo en la misma frase, porque, tras recibir de un compañero y verse…

a través de marca.com