Dos de las niñas de María Vázquez, con la colección de cromos diseñada por su madre. Foto cortesía de María VázquezLas hijas de María Vázquez no tienen que cambiar cromos en el recreo para completar su colección. Lo que necesitan es que su madre se los fabrique. Vázquez, una aficionada al fútbol de Montijo, en Badajoz, les…

a través de Verne EL PAÍS