¿Era un partido en San Mamés o la conferencia magistral de congreso sobre cómo no darle una patada al bote?SAN Mamés se tapó los ojos por no ver tamaño ridículo del Athletic y juró en arameo o no volver más. San Mamés lloró de pena, se frotó los ojos cuando Raúl Garcíalanzó un misil tierra-escuadra y blasfemó…

a través de Deia, Noticias de Bizkaia