Iñaki Williams celebra su gol.BILBAO- Se echó las manos a la cabeza. Maldijo su infortunio. Su zapatazo, a escasos metros de las narices del meta bético Pedro, hizo temblar, mediada la primera mitad, el larguero de una de las porterías…

a través de Deia, Noticias de Bizkaia