La despedida de Ziganda no pudo ser más tristeSan Mamés esperó hasta el final del partido ante el Espanyol para dejar patente.
su malestar con el equipo: no hubo gritos ni contra el presidente ni contra el míster…

a través de MD