Con el agua al cuello. Una derrota frente a la anfitriona Suiza significaba marcharse a casa a las primeras de cambio. Noruega había vencido a Francia por 1-0 y España tenía que puntuar sí o sí, a poder ser con victoria. Y las cosas no pudieron empezar peor…

a través de Marca.com