De Marcos, en el partido de este lunes contra el Huesca.El rojiblanco es fuente de alegría de los niños ingresados en el hospital de Cruces, a los que visita cada viernes. Sin cámaras ni eco. Puro corazón…

a través de Marca.com