Aritz Aduriz, durante un entrenamiento en Lezama.La escasa producción ofensiva del Athletic Club ante el Villarreal fue una losa para los leones. Ninguno de sus atacantes logró poner en apuros a Sergio Asenjo. El propio Berizzo admitía al final del duelo que al equipo le cuesta generar peligro. «Nos cuesta arrimar peligro y que alguien destrabe el ataque con una jugada inesperada», explicaba el argentino…

a través de Marca.com