Aitor Ramos posa en Gobela. /Pedro UrrestiEl delantero bermeano, que a sus treinta y tres años reconoce «sentirme como un chaval de veintitrés», repasa su dilatada trayectoria y su debut con el Athletic…

a través de El Correo