La música se coló en San Mamés en los primeros días de noviembre y el Athletic-Huesca de Copa del Rey se tuvo que aplazar por un error de planificación. Anoche, el que salió decidido a dar un buen concierto fue el equipo de Berizzo, que tuvo enfrente a un mero espectador, salvo en contadas ocasiones, al que sólo le faltó aplaudir tras la actuación…

Origen: Marca.com