Aparcar la Copa, decían algunas voces. Tirar de los menos habituales. Como si fuera una fórmula matemática que permitiera ganar el lunes en el Ciutat de València. Como si encajar otro golpe en San Mamés fuera mejor…

Origen: MD