Con idas y vueltas pero Aitor Elizegi ya está en la rampa de salida. Está pletórico tras pasarlo mal, tiene ganas de ir hasta el final y de expandir su discurso. “Invertiremos en la grada de animación, si ganamos el anillo no se volverá a llamar VIP”, lanzaba recién pasado el corte. Todo un aviso…

Origen: eldesmarque.com