El asunto resulta más preocupante de lo que algunos quieren ver o dar a pensar. No se trata de criticar el trabajo de Lezama, pero sí de incidir en ciertas cuestiones que no hay por donde cogerlas. Claro está que en la fábrica del Athletic lo que debe primar es la formación del jugador, el hacer futbolistas que lleguen y, sobre todo, se mantengan en el primer equipo rojiblanco…

Origen: MD