El Athletic consiguió dos objetivos en Balaídos. El primero, lograr la primera victoria a domicilio de la temporada. El segundo, salir de los puestos de descenso. Y eso fue gracias a la actuación de Iñaki Williams, que con dos buenas acciones de ataque participó en los goles de su equipo para doblegar al Celta. El equipo celeste, sin Aspas, abre la boca, pero no llega a morder…

Origen: Marca