En 1909 un estudiante regresó de Londres con 50 camisetas del Southampton, un fallo en un encargo que marcaría el ADN del club…

Origen: La Vanguardia