Cada arreglo tiene su proceso. A Gaizka Garitano se le entregó un coche un tanto destartalado aunque con potencial. La restauración marcha por buen camino. El motor estaba menos dañado de lo que parecía. Pero falta la última parte del trabajo. ¿Renovación a la vista? Todo a su debido tiempo…

Origen: MD