Ni protocolos ni cámaras ni leches. Lo del VAR es una tomadura de pelo. Antes se equivocaba un árbitro sobre el terreno de juego y ahora, otro trencilla, pero en los despachos…

Origen: MD