No cabe duda de que Iker Casillas siempre le ha tenido un cariño especial al viejo San Mamés. El veterano portero hizo su debut con el Real Madrid en La Catedral el 12 de septiembre de 1999 en un partido que terminó 2-2 y en el que fue titular con solo 18 años…

Origen: MD