En la semana de los Oscars, la estatuilla al mejor entrenador no tiene emoción porque el ganador lo adivinaría cualquier marciano recién aterrizado en nuestro planeta. El premio sería para Gaizka Garitano…

Origen: MD