A finales del pasado año, antes de diciembre incluso, se cernían sobre el Bilbao futbolístico unos negros nubarrones. A nivel deportivo e incluso institucional. El Athletic se desinflaba poco a poco hasta quedar inmerso…

Origen: MD