Ni el gran trabajo de sus centrales salvó esta vez al Athletic. Yeray Álvarez e Iñigo Martínez volvieron a ofrecer un rendimiento notable, pero eso no siempre es suficiente si arriba nadie marca goles. Si ningún jugador rojiblanco es capaz de acertar en la portería contraria, tarde o temprano, se terminan encajando goles. Es de cajón…

Origen: GARA