A los futbolistas se les pide que sean personas normales. Pero cuando actúan con naturalidad, al menos en el mundo virtual, se les atiza. Acostumbra a pasar cuando pierden. Si ganan, todo son risas…

Origen: MD