LA Catedral evidenció el impacto de la jornada reivindicativa del 8-M. Cuando el balón comenzó a rodar sobre el césped de San Mamés, miles de mujeres y hombres seguían manifestándose por las calles de Euskal Herria…

Origen: Deia, Noticias de Bizkaia