El portugués dice que «Turín fue una noche negra» y muestra su admiración por el Athletic. «Los enemigos que lo querían en Segunda tendrán que esperar»…

Origen: El Correo