Noventa minutos son muy largos en San Mamés. El Levante, impecable, había igualado en el diluvio cuando llegó un penalti de Simón a Muniain, que al menos necesitaría un congreso para aclararlo. El equipo de Paco López se fue con la sensación de que le habían quitado algo. Al Athletic le sale todo. Salió como un cohete y encontró un premio cuando ya se habían acabado los boletos. Muniain puso el broche al no temblar en el penalti…

Origen: Marca.com

Anuncios