No había hoja de reclamaciones. Uno de los peores partidos de este campeonato se inclinó por una maniobra inexplicable de En-Nesyri, autor de un cabezazo impecable en la portería de Cuéllar. No había gente, no había fútbol. Si es por dividendos, el Athletic se puede ir eufórico…

Origen: Marca.com