La Liga lleva funcionando los últimos años con un sistema de fijación de horarios bastante eficiente. Se saben tres o cuatro semanas antes de cada jornada. Pero ha vuelto a patinar de cara a la última fecha del campeonato con un vaivén innecesario. Como el típico amigo impuntual que no llegará en hora ni a su entierro…

Origen: MD