Defendí hasta diciembre que Llorente no tenía hueco en la plantilla del Athletic porque me parecía una incógnita y suponía un riesgo, deportivo y económico, fichar a alguien con su edad y que venía de estar tiempo…

Origen: MD