A los 23 años, la futbolista pamplonesa ha decidido colgar las botas. Tras jugar en el Athletic, la Real y el Mulier y vivir un sueño con Osasuna, ha decidido dejar su pasión para centrarse en terminar su carrera y en estar más tiempo con su familia…

Origen: Diario de Navarra