Será el delantero del Athletic Club con 39 años. Un hecho insólito al nivel de un ídolo indiscutible en Bilbao gracias a las virtudes siempre valoradas en la Catedral: humildad, discreción, talento y amor incondicional a la camiseta…

Origen: Líbero