“No es fácil de olvidar los momentos malos que pasamos el año pasado. Le ves las orejas al lobo y no es agradable”, afirma…

Origen: Deia, Noticias de Bizkaia