BILBAO- Hubo un tiempo, lejano eso sí, en el que para el Athletic ir a jugar a Mallorca era una especie de visita al dentista, pero sin anestesia. El conjunto rojiblanco mutaba cada vez que pisaba la isla, destino vacacional por…

Origen: Deia, Noticias de Bizkaia