EL pasado nunca muere, ni desaparece, pero de vez en cuando conviene recordarlo para tenerlo bien presente. Sobre todo, si se trata de pasajes dulces, de carácter inolvidable y, por consiguiente, capaces de poner en…

Origen: Deia, Noticias de Bizkaia