Cuando a los tres años en su fiesta de cumpleaños prefirió patear los globos a abrir los regalos, su padre ya se dio cuenta. A la niña había que regalarle un balón. Y aunque a él, que jugó al balonmano, aquel deporte no le llamaba la atención no le importó volcarse con la pasión de hija…

Origen: FIFA.com