El futuro del fútbol femenino nacional se resuelve como una margarita que intenta florecer en tiempos de COVID-19. Mientras la RFEF espera que se termine de perfilar el protocolo de actuación anunciado por el CSD para las competiciones no profesionales (queda por fijar, que no es banal, el tema de los test PCR), parece que ya se atisba algo de claridad respecto al formato de competición

Origen: Marca.com