La artillera rojiblanca repasa sus orígenes, el cambio que supuso venir a Bilbao, evoca el Mundial y se quita importancia: «No soy nadie»…

Origen: El Correo