La jugadora rojilla, de 21 años, abre su corazón para contar cómo ha superado un duro trastorno ansioso depresivo del que ha salido con la ayuda de su entorno y de un psicólogo, una ayuda que estima prioritaria…

Origen: Diario de Navarra