Un solitario y madrugador gol de Naroa Uriarte permitió al Athletic conseguir su segundo Trofeo Carranza consecutivo. Las bilbaínas acertaron de partida de cara a portería y a partir de ahí hicieron del repliegue defensivo una de sus principales armas. Las colchoneras tuvieron sus ocasiones para empatar la contienda, pero no acertaron a culminar sus llegadas…

Origen: MD