El Athletic encontró ante el Barça el premio a la insistencia. La salida al campo de Messi desbarató en un abrir y cerrar de ojos la sólida propuesta futbolística planteada hasta entonces por los de Bielsa. El crack argentino se encargó solito de dar la vuelta al marcador en menos de diez minutos. Alexis, eso sí, contribuyó con su granito de arena en forma de segundo gol.

vía Muniain da pie a la versión bilbaína del ‘sí se puede’.