«Ahora, aunque parezca un poco de cachondeo, hasta tenemos posibilidades de entrar en Europa», se despachó el domingo un Ander Herrera que firmó ante su exequipo su partido más gris de la temporada. Y sí, suena a cachondeo, a broma de mal gusto, si no fuera porque matemáticamente el Athletic aun tiene opciones de entrar en Europa League y no precisamente gracias a los deberes hechos, sino a razones extradeportivas que tienen que ver con la falta de licencias UEFA de algunos y la sanción que pesa sobre el Málaga, que les inhabilita -lo del conjunto andaluz está por resolverse aun- para jugar en Europa.

Desde el 1-2 de ayer en La Romareda, más de uno ha actualizado aquellas palabras del gran Howard Kendall de «Uefa, posible», la temporada en que los rojiblancos acabaron octavos, con Txirri reconvertido a delantero centro por el técnico inglés. El surrealismo de esta campaña ha llegado a tal extremo que ahora mismo, con 44 puntos, los leones hasta podrían aferrarse a esa posibilidad de ganar los dos partidos que les restan y que otros no hagan lo propio.

vía Objetivos más realistas que Europa – GARA.