El organigrama técnico del Athletic pretende reforzar la plantilla para la próxima temporada como medida necesaria para insertar material humano e introducir nuevos alicientes para la afición. La marcha de Fernando Llorente a la Juventus apareja un vacío en la zona de centrodelantero. Aduriz y Toquero necesitan otro socio para que no se descapitalice una ubicación tan sensible del campo. Son escasos los arietes de empaque en el mercado vasco para suplir el vacío del 9 de Rincón de Soto. El primero, el más potente, Imanol Agirretxe, imposible por su coste (30 millones de cláusula) y que encima tendría que querer voluntariamente atravesar la A-8, con la Real en la senda de Europa.

El segundo, Kike Sola, también gusta y mucho al Athletic, pero se atraganta porque su cláusula se eleva a los 10 millones. Osasuna no ha descendido (se hubiera transformado a 4) y se intuyen unas farragosas negociaciones. Las conversaciones con el agente del delantero navarro se iniciaron hace meses, pero parece que últimamente se han enfriado pese a que Sola ha cuajado una notable campaña,  anotando 9 goles. El hecho de que quede libre en enero de 2014, sin coste, ha ralentizado la operación. La llegada de Valverde puede activar la maquinaria.

El tercero, protagonizando la tercera vía, es Gorka Azkorra, de 30 años y 1’92 de estatura, que ha anotado este curso en Segunda, en el seno del Guadalajara, 9 goles, pese a que se ha perdido los últimos encuentros aparcado por unas dolencias musculares.

vía Gorka Azkorra, la tercera vía del Athletic.