Cuando salímos de Bilbao el pasado jueves ya sabíamos que íba a ser un viaje especial. Pero esa apreciación se quedó corta nada más salir… En cada parada que hacíamos para ‘descansar’ (txikitear) por el camino todo el mundo flipaba cuando nos veía, y más cuando les contábamos a lo que íbamos (uno de nosotros siempre íba sobrio…).

Llegamos a nuestro primer destino. Toledo, donde nos esperaba Alex, un gran athleticzale que nos quería enseñar la ciudad de arriba a abajo. Nosotros le explicamos que a nosotros nos interesaba más el turismo social que el turismo de piedras. Vamos, estar con las gentes del lugar. ¿Y dónde está la gente os preguntáreis? ¡En los bareeees! Dicho y hecho, nos acomodó el ‘artaburumovil’ y nos fuímos de poteo.

Primero nos llevó a dos bares con tasqueros del Athletic, en los cuales dejamos losetas de San Mamés…

vía Diario del Artaburumovil, un viaje increíble.