BILBAO. Mientras le da alguna vuelta al sugerente derbi de Anoeta, Ernesto Valverde aprovecha estos días en que la vorágine de la competición se suspende para reflexionar sobre lo realizado desde que tomase las riendas del Athletic, el pasado mes de junio. Y sin ánimo categórico, porque sabe perfectamente que esto es muy largo y cada partido actúa como un juez implacable para los de su profesión, concluirá que la labor desempeñada ha estado bien orientada, es provechosa. En su fuero interno, puesto que nunca exteriorizará el razonable sentimiento de satisfacción que le embarga, pensará que la planificación y los cálculos que efectuó cuando aceptó…

vía La revolución serena de Valverde. Deia. Noticias de Bizkaia...