Se juega hoy el Athletic su continuidad en la Copa. Y lo hace de una manera similar a la ya vivida a finales de 2013 ante el Celta. Aquella vez había que remontar el 1-0 en contra de Balaídos y ésta el 1-0 del Villamarín.

Al equipo de Valverde le bastó entonces con apelar al espíritu de San Mamés para hacer doblar la rodilla a un Celta con la mente totalmente puesta en la Liga. 4-0 y a octavos. El salto a cuartos depende ahora de una nueva remontada frente a un Betis cuya máxima preocupación también es mantener la categoría. Más de lo mismo, por tanto…

vía Ganar por más de uno.