La primera temporada de las tres que firmó Xabi Etxeita en su regreso a Bilbao dista mucho del «sueño» con el que hizo las maletas en Elche el pasado verano. El central de Zornotza permaneció ocho largos meses inédito, sin un solo minuto de competición, esperando una oportunidad que parecía que ya no llegaría. Pero al final sí surgió. Las circunstancias le llevaron a competir en exclusiva con Albizua por un puesto en el once ante el Levante y su rendimiento, acorde con el del resto del equipo pese a su ostracismo en los partidos oficiales, le deparó el reconocimiento de Valverde. Un pequeño dulce que rebajó la amargura de una campaña casi en blanco…

vía Mundo Deportivo Etxeita: Un caramelo que endulza el ostracismo.