El buen humor impera en la plantilla del Athletic pese al difícil partido que aguarda mañana a los rojiblancos frente al Barça en San Mamés. El entrenamiento vespertino llevado a cabo por los pupilos de Valverde ha servido para dejar constancia de ello. Sabin Merino ha sido la víctima propiciatoria…

Origen: mundodeportivo.com