Sarriena constituía el punto intermedio entre duelo y duelo europeo frente al Dinamo Bucarest. Ziganda, a modo y manera de lo sucedido en Sestao una semana antes tras la visita amistosa a Brujas, apostó por el bloque de suplentes para medirse al Reus de Aritz López Garai. Una nueva oportunidad, en cualquier caso, para reivindicarse de cara al trascendental duelo continental del jueves en San Mamés…

Origen: MD

Anuncios