Un gol Diego Rolán a siete minutos del final propició un punto para el Málaga de Míchel, que ya estaba pensando en hacer las maletas y abandonar su puesto después de que el Athletic dominara con totalidad el partido 1-3 en el minuto 80. Y todo ello jugando casi todo el segundo tiempo con un jugador menos por expulsión de Kuzmanovic y tener una desventaja de dos goles a veintiún minutos del cierre del partido…

Origen: Orain.eus