Esa máxima de que los contratos están para cumplirlos cada vez sucede menos en el fútbol. El último ejemplo es el de Iago Herrerín, quien renovó antes de que lo hiciera Kepa Arrizabalaga, en enero, y ahora…

a través de FIEBRE ROJIBLANCA