Lo primero cabe destacar el partido del Atlético. El Athletic no estuvo mal, pero enfrente hubo un señor equipo, que está en la pelea por la Liga, que dispuso un once casi de gala y que puso un ritmo importante. No tiene la obligación de jugar bien como pueden tener Madrid o Barça. Soluciona los problemas sobre la marcha, algo que habla muy bien tanto de Simeone como de sus jugadores.

El Athletic hizo méritos en el arranque. Se adelantó en un error defensivo de los colchoneros. Los centrales estaban muy abiertos, Muniain tuvo fe y superó a Courtois. El inicio fue bueno, pero…

vía Cortan las alas a los bilbaínos.